El Blog del museo Picasso de Barcelona

Dibujos de Picasso. Retratos de Quatre Gats

La taberna-cervecería Quatre Gats se fundó en junio de 1897, en la planta baja de la Casa Martí, obra del arquitecto Josep Puig i Cadafalch; los impulsores fueron Miquel Utrillo, con el apoyo de Ramón Casas y Santiago Rusiñol y la colaboración económica de Manuel Girona. Al frente del establecimiento se puso Pere Romeu. En Quatre Gats se servía comida y bebida, como en cualquier taberna, pero también se organizaban conciertos, sesiones de sombras chinas y marionetas, veladas literarias, exposiciones y se convirtió principalmente en un lugar de tertulia para artistas e intelectuales de diversas generaciones.

MPB_070.802

Pablo Picasso. Joan Vidal Ventosa. Barcelona, 1899-1900. CCarboncillo, lápiz negro y aguada sobre papel. 47,8 x 28 cm (irregular). Adquisición, 1967. Museu Picasso, Barcelona. Fotografía: Estudi Gasull. MPB 70.802

Picasso empezó a frecuentar la taberna al regreso de su estancia en Horta de Sant Joan, en 1899. Fue entonces cuando Picasso conoció y se fue integrado paulatinamente en los círculos de Quatre Gats, de la mano de sus amigos Carles Casagemas, Josep Cardona, Manuel Pallarés, Ramon Reventós, Ángel y Mateo Fernández de Soto y Jaume Sabartés. Poco a poco fue conociendo a los artistas y escritores de la generación anterior y fue participando en las actividades que se organizaban en la taberna.

Ramón Casas era el pintor más admirado del momento, a la vez que el modelo a seguir para gran número de jóvenes artistas. En octubre de 1899 expuso en la Sala Parés unos cuantos óleos y una colección de retratos al carbón de personajes de la vida cultural y política de Catalunya. Picasso y su grupo visitaron la exposición, y, según explica Sabartés, los amigos le animaron para que hiciera otra: “Hace tiempo que la sala de espectáculos de Quatre Gats no sirve para nada. Si Casas acapara a los hombres conspicuos, Picasso puede dibujar lo que sobra: a nosotros, por ejemplo […] Pero lo que queremos, más que todo, es poner a Picasso frente al “ídolo barcelonés” y que rabie la gente: la gente y Casas, si a mano viene””. (Jaume Sabartés, Picasso. Retratos y recuerdos, Madrid, Afrodisio Aguado, 1953)

MPB 70.228 Retrat de Jaume Sabartés, assegut MPB_110.855

Pablo Picasso. Retrato de Jaume Sabartés, sentado. Barcelona, 1900. Carboncillo y pintura a la esencia sobre papel verjurado. 48,5 x 32,4 cm. Donación Jaume Sabartés, 1962. Museu Picasso, Barcelona. Fotografía: Estudi Gasull. MPB 70.228 | Pablo Picasso. Eveli Torent Marsans. 1899-1900. Carboncillo sobre papel verjurado. 47,5 x 31,4 cm. Donación Pablo Picasso, 1970. Museu Picasso, Barcelona. Fotografía: Estudi Gasull. MPB 110.855

En febrero de 1900, Picasso llenó la sala grande de Quatre Gats con su galería de retratos ?alrededor de cien? e incluyó algún óleo, entre ellos Últimos momentos, que luego enviaría a al Exposición Universal de París. Los retratos eran dibujos al carboncillo, coloreados en algunas ocasiones a lápiz y a la acuarela, colgados directamente en las paredes, unos encima de otros, sin marco ni catálogo. Por ello, es difícil identificar a todos los personajes; no obstante, gracias a las anotaciones del propio artista, las comparaciones con fotografías y otros retratos de época y las palabras de Sabartés, sabemos que Picasso retrató a su círculo de amigos, a los artistas nóveles, a los aprendices de escritor, a los que serían, pero aún no eran conocidos: los amigos antes mencionados y también Daniel Masgoumeri, Ricard Opisso, Josep Rocarol, Joan Vidal Ventosa, Ramón Reventós,  Eveli Torent, Josep Maria Folch i Torres, entre otros.

La exposición sirvió para colocar a Picasso en el panorama artístico de la ciudad y para que se integrara plenamente en el ambiente de Quatre Gats, hasta el punto que Pere Romeu le encargó el dibujo para el menú del establecimiento ?Picasso hizo el dibujo de la portada y en la parte posterior se reprodujo un retrato de Pere Romeu realizado por Casas.

MPB_110.260MPB_110.433
MPB_110.434MPB_110.435
Pablo Picasso. Miquel Utrillo. Barcelona, 1899-1900. Tinta sepia a pluma y aguada sobre papel. 9,2 x 7,8 cm (irregular). Donación Pablo Picasso, 1970. Museu Picasso, Barcelona. Fotografía: Estudi Gasull. MPB 110.260 | Pablo Picasso. Santiago Rusiñol. Barcelona, 1899-1900. Tinta a pluma y acuarela sobre papel. 10,3 x 9,2 cm. Donación Pablo Picasso, 1970. Museu Picasso, Barcelona. Fotografía: Estudi Gasull. MPB 110.433 | Pablo Picasso. Hermenegild Anglada Camarasa. Barcelona, 1899-1900. Tinta sepia a pluma y aguada sobre papel. 9,6 x 10,7 cm. Donación Pablo Picasso, 1970. Museu Picasso, Barcelona. Fotografía: Estudi Gasull. MPB 110.434 | Pablo Picasso. Josep Rocarol  Faura. Barcelona, 1899-1900. Tinta a pluma y a pincel y acuarela sobre papel. 9 x 7,9 cm. Donación Pablo Picasso, 1970. Museu Picasso, Barcelona. Fotografía: Estudi Gasull. MPB 110.435

Asimismo, prosiguió su actividad retratística, con una nueva serie de dibujos, con protagonistas diferentes a los anteriores, y en un nuevo formato. Los retratados eran ya personajes conocidos, los verdaderos representantes de la vida artística y cultural catalana: Ramón Casas, Santiago Rusiñol, Hermen Anglada-Camarasa, Ramon Pichot, Joaquín Mir, Pujolà Vallés, Pompeu Gener y Pere Romeu, así como sus amigos Casagemas, Rocarol y su autorretrato. Estos, a la pluma y a la acuarela, eran mucho más caricaturescos que los presentados en la exposición. Su reducido tamaño, y el fondo oscuro que los rodea hacen pensar que fueron realizados con la intención de publicarlos en las revistas artísticas o humorísticas.

Aun siendo muy diferentes de formato y estilo, el conjunto de retratos de los personajes de Quatre Gats revelan la facilidad de Picasso para captar la esencia y los rasgos característicos de los personajes, y su capacidad de observación y síntesis. Sin embargo  la comparación de ambas series demuestra la rápida evolución del artista y la facultad de superación de estilo de sus predecesores y la voluntad de forjarse un lenguaje propio.

Hasta septiembre puede ver algunos de los retratos antes mencionados en la sala 5 de la colección del museo.

Malén Gual
Conservadora de la colección

Enlaces relacionados
Los habitantes del Museu Picasso

No hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Captcha: *