El Blog del museo Picasso de Barcelona

Mirar sin ser visto: restauración de una celosía de madera de la fachada del Museu Picasso

La calle Montcada concentra una singular representación de arquitectura de la Barcelona de la Baja Edad Media. Las denominadas “cases grans” que lo configuran son hoy en día una conjunción y superposición de estilos que, a pesar de las transformaciones, no han perdido el espíritu original.

Gelosia_abans restauració Gelosia_restaurada

Detalle de la celosía antes y el después de la restauración

Recientemente el museo ha realizado la restauración de un elemento singular conservado en la fachada de uno de los palacios que ocupa la antigua Casa Mauri (s. XVIII); una celosía de madera que según documentación consultada, sería la única de este tipo que se conserva en la ciudad.

Las celosías son un tipo de elemento arquitectónico propio de las culturas orientales y muy presente en el arte hispanomusulmán. Puede estar elaborada con materiales diversos como la madera o el yeso, y aporta privacidad, filtra la luz del sol y permite pasar el aire.

Gelosia_abans façanaGelosia_detall trama

Celosía en la fachada antes de la restauración | Detalle de la celosía

En la costa catalana y particularmente en el Maresme se conservan algunos ejemplares profusamente ornamentados en edificios residenciales del siglo XVIII, que por su forma redondeada reciben el nombre de “celosías abombadas”. En Barcelona se han perdido; la modernización de la ciudad con las transformaciones radicales como la apertura de la Via Laietana y la remodelación de la plaza Nueva supusieron la pérdida de muchos elementos arquitectónicos de este tipo, de los que sólo quedan testimonios gráficos en láminas y grabados de la época.

La celosía de la fachada de nuestro museo es, por tanto, una pieza singular. Como las del Maresme, no es plana, y tiene forma redondeada en la zona inferior. Está hecha de madera de pino y se apoya sobre el alféizar de piedra de una ventana a la altura del primer piso. Si alzamos la vista, destaca como único elemento ornamental que aporta volumen y ritmo a la fachada. Teniendo en cuenta la estrechez de la calle debemos pensar que daba intimidad a la ventana y permitía observar sin ser observado.

Gelosia_despenjarGelosia_finestraGelosia_taller

Descolgando la celosía | Ventana que cubre la celosía | Celosía en el taller de restauración

De una fotografía publicada en el libro de Carreras Candi se desprende que en algún momento posterior a 1915, la celosía fue transformada considerablemente. Buena parte de cada uno de los dos laterales fueron sustituidos por maderas macizas, perdiéndose el antiguo emparrillado que seguía el modelo de la parte frontal de la celosía.

La principal problemática de la pieza deriva del hecho de ser un elemento exterior y, por tanto, expuesto a las inclemencias ambientales, sobre todo al polvo y a la humedad. La madera había sufrido un ataque de insectos xilófagos, los elementos metálicos estaban muy oxidados y además de las modificaciones señaladas, presentaba pérdidas estructurales que hacían peligrar su integridad.

Gelosia_detall abansGelosia_detall després

El mismo detalle, antes y después de la intervención. Se ha reintegrado la madera que faltaba. Aplicación de capa de protección a la madera, a base de éster de aceite de linaza cocido y resina natural, con el objetivo de proteger la madera y garantizar mejor su conservación

Valoradas estas patologías y para poder realizar una intervención exhaustiva, se decidió retirar la pieza de la fachada y trasladarla al taller.

Las principales fases de nuestra intervención han sido:

  • Tratamiento de desinfección de la madera y tratamiento contra insectos xilófagos
  • Limpieza para eliminar el polvo adherido y los restos incrustadas
  • Consolidación estructural reemplazando las partes de apoyo perdidas y reforzando las originales
  • Protección de todos los elementos metálicos oxidados con ácido tánico

Finalizadas estas fases se volvió a instalar la celosía en la fachada con una nueva técnica de mayor reversibilidad que facilita su conservación y manipulación futuras. Para mejorar la protección de las inclemencias del tiempo, sobre todo las filtraciones de agua de lluvia, se ha sustituido el tejadillo por una cubierta en chapa de zinc anclada en la junta del muro.

Gelosia_teuladeta

Detalle del tejadillo, esta vez con chapa de zinc, que mejora la protección del agua respecto a la anterior, la cual dejaba una parte del techo de la celosía desprotegida. La chapa de zinc, además de ir atornillada en la parte superior de la gelosia, también se ha ajustado al muro con silicona para evitar las filtraciones de agua.

La intervención ha sido realizada por Marta Vilà, conservadora-restauradora externa asistida por Sonia Berrocal durante los procesos de desmontaje e instalación de la pieza en la fachada.

Gelosia_penjarGelosia_final

Instalación de la celosía una vez restaurada

Además de guardar una colección excepcional de Picasso, los edificios del museo son un patrimonio extraordinario de la ciudad. La conservación y restauración de este conjunto arquitectónico es una de las prioridades del museo. Este tipo de actuaciones permiten conservar, documentar, poner en valor y contribuir a un mayor conocimiento de nuestro patrimonio.

Reyes Jiménez
Responsable de restauración y conservación preventiva

Referencias
“Geografia General de la Ciutat de Barcelona”. Candi Carreras, F. Barcelona: Martí [s. d.].pàg. 794
“Guia d’arquitectura de Barcelona”. Col·legi d’Arquitectes de Barcelona. Barcelona, 1973. Fitxa B 42

Enlaces relacionados
Álbum de fotos sobre la restauración
Visita virtual a los patios del museo
El crecimiento de los palacios del Museu Picasso, Barcelona

3 Comentarios
  • Gloria
    diciembre 18, 2015

    Un trabajo maravilloso digno de una gran profesional.

  • Enric
    diciembre 18, 2015

    Me ha encantado muy recomendable.

  • Ramón
    mayo 9, 2018

    Qué buen trabajo! Felicidades

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Captcha: *