El Blog del museo Picasso de Barcelona

Nuevo curso escolar con nueva propuesta del Servicio Educativo

Comienza un nuevo curso escolar con todos los retos y momentos inolvidables que conllevará, tanto para los alumnos como para el profesorado. Desde el Museu Picasso estamos preparados para recibirlos en nuestras salas y compartir las experiencias de aprendizaje y de disfrute estético que suponen profundizar en la relación con las obras de arte.

Para trabajar más en esta línea y aprovechar al máximo el tiempo que los alumnos pasan con nosotros, desde el Servicio Educativo se ha hecho un cambio profundo de metodología educativa. La nueva propuesta que hemos desarrollado se basa en la importancia de observar y dialogar frente a la obra, con el fin de analizar los elementos que están presentes y, mediante los comentarios que surjan, construir conocimiento colectivo relacionado directamente con los intereses y nivel del grupo, así como proporcionar herramientas que fomenten la autonomía ante la creación artística, ya sea la obra de Picasso o cualquier otra creación.

En un momento de proliferación de imágenes, y sobre todo de imágenes en movimiento, es más relevante que nunca incidir en algunos de los aspectos que son propios de los museos: la importancia de ver la obra original y no la reproducción, para captar mejor el gesto, los colores y las proporciones ideados por el artista; la observación y la reflexión sobre la imagen y sus significados en profundidad y con tiempo, para ir desgranando sus contenidos, y la obra en su contexto creativo, ya sea ??en un museo monográfico como el nuestro, o en el marco de colecciones organizadas temática, estilística o temporalmente .

La metodología que se ha escogido se basa en la desarrollada hace más de treinta años por Philip Yenawine y Abigail Housen, conocida como “Visual Thinking Strategies” (VTS) o “Estrategias de Pensamiento Visual” (EPS). Este método de enseñanza y aprendizaje está basado en el estudiante a partir del debate compartido que genera la observación de la obra:

  • Está basado en el estudiante porque es a partir de sus observaciones, nivel cognitivo e intereses que se construye el discurso sobre la obra que están viendo;
  • Se construye a partir del debate compartido gracias a la tarea del educador, que se convierte en moderador de los comentarios de los niños, a partir de plantear unas preguntas abiertas que fomentan el debate. El educador parafrasea estas opiniones para enriquecer vocabulario y ampliar la información, y las vincula con el fin de hacer evidente el contenido construido por niños
  • Es un debate a partir de la observación de la obra porque constantemente se les pide que busquen en la obra la evidencia en sus comentarios: por un lado se les suelen fundamentar sus opiniones y por la otra se mantiene la conversación centrada en la obra de arte.

Durante el curso pasado y parte del anterior, los miembros del Servicio Educativo nos hemos ido formando y familiarizando con este método, que cambia nuestro trabajo en profundidad. De educadores hemos pasado a ser moderadores, y cuando antes éramos emisores de un mensaje, ahora hemos pasado a ser receptores del de nuestros grupos, trabajando en co-creación de contenidos abiertos en lugar de contenidos temáticos y cerrados. Como todo proceso de cambio, ha habido momentos de dudas ante los nuevos retos, pero también momentos de gran satisfacción al ver las posibilidades que se nos abrían con los niños y niñas.

Y en nuestras prácticas en esta metodología, hemos observado que ha aumentado significativamente la atención y la curiosidad de los alumnos durante la sesión. El hecho de participar activamente y de construir el debate en torno a sus intereses los involucra en el proceso, y que además este contenido sea creado a partir de sus comentarios los hace sentir vinculados y capaces de hablar de arte. Como grupo, escucharse unos a otros y valorar las opiniones, a menudo modificando las propias, es un ejercicio de uso competente del lenguaje y también de pensamiento crítico que fomenta dinámicas de respeto entre ellos.

La prueba más efectiva que este nuevo sistema funciona es que durante la visita, se acabaron los niños que sentados al final de todo, aprovechaban las explicaciones de la educadora para perderse en sus pensamientos o -según el carácter – charlar entre ellos; todos están pendientes de los comentarios de los demás, ya menudo no damos abasto a dar voz a todos los comentarios que surgen. En los traslados entre una obra y la otra, el debate iniciado continúa, y sentimos como todavía se hacen preguntas entre ellos sobre lo que acaban de ver. Y cuando se van, en lugar de despedirnos de niños que con suerte sólo recordará la visita si se lo han pasado bien o mal, nos despedimos de un grupo curioso y que ha obtenido herramientas para ser competentes ante cualquier obra de arte.

Anna Guarro
Responsable de Programas Públicos

No hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Captcha: *