El Blog del museo Picasso de Barcelona

Compras con arte en la tienda del Museu Picasso de Barcelona

Todos hemos oído hablar en alguna ocasión sobre los marchantes y el “marchandaje”, ¿no es así? Según su significado de origen se refiere a la relación comercial establecida entre un marchante (palabra de origen francès, marchand) y un artista para la promoción, venta y difusión de las obras de éste, pero debido a la influencia del término inglés merchandising (referente a la mercadotecnia), el término ha adquirido un nuevo significado. Nuestros compañeros de la tienda del museo nos ofrecen una buena muestra de ello.

Más de 330 m2 dedicados al arte, a Picasso y a la ciudad de Barcelona conforman este particular universo picassiano. La variedad de objectos para comprar es muy amplia: los hay para todos los gustos y para todos los bolsillos. Marta, Raquel y Manel, responsables de la tienda del museo, nos abren las puertas. Son unos verdaderos especialistas: visitan ferias, indagan por las tiendas de otros museos de alrededor del mundo y son, sobre todo, unos expertos en el arte del “marchandaje”, el auténtico.

Precisamente ésto es lo que nos encontramos en la tienda: una extensa gama de objetos relacionados con Picasso y su obra (libros, guías, reproducciones en láminas o en bronce, pañuelos o camisetas), con el arte y con otros artistas, o con Barcelona y la relación del artista con la ciudad, para todos los públicos… Y es que es importante acercar la obra del artista a la gente a través de otros medios como pueden ser las postales, las reproducciones o, incluso, una taza. Objetos que invitan a los visitantes a querer saber más y a conocer mejor. Es una forma más de convivir con el artista en concreto y con el arte en general.

imagen-3

Tienda – Librería del Museu Picasso de Barcelona.

La tienda del museo se quiere convertir en un lugar de referencia para los expertos y los admiradores de Picasso y del arte en general. Se dispone de una base de datos de 323.000 títulos que incluyen 36.000 títulos especializados en arte y en Barcelona. “No queremos ser una tienda de recuerdos; queremos ser una tienda de arte, para todos y para todos los bolsillos”, nos dicen convencidos. Los precios de los productos oscilan en un amplio espectro que tiene en cuenta las diferentes posibilidades de cada bolsillo y los distintos tipos de visitantes. Para los más exigentes, y acaudalados, encontramos un libro único: La Celestina con ilustraciones de Picasso; porcelanas de Limoges, o pañuelos de seda elaborados en Italia. Para los estudiosos e interesados en el arte, las esmeradas ediciones de catálagos de las exposiciones. Para los más jóvenes, juegos y libros de iniciación al arte o a la obra de Picasso. Y para el público en general, una postal para enviar a los amigos. Para haceros una idea,¡encontraréis “sólo” hasta 5.000 referencias en postales!

Un aspecto interesante a retener para los gestores de museos es  que las actuaciones y los cambios de ubicación de las obras en el museo repercuten directamente en el rendimiento de la tienda: “Por ejemplo, durante la ausencia del cuadro de Las Meninas (por préstamo a exposiciones a París y a Londres) ha bajado la facturación en un 50%; en cambio, ha cambiado de ubicación –ahora mucho más visible – el cuadro Mujer con mantilla y se han triplicado las ventas”. Una evidencia clara que la experiencia vivida durante la visita en el museo, influye en la compra posterior que la rememorará.

imagen-2

¿Quién no se atreve a pintar con estos rotuladores?

¿Qué es lo más chocante que os ha pasado en la tienda? “Hombre”, responden, “a menudo algún visitante despistado nos pide una reproducción del Guernica… ¡¡¡EN COLOR!!!”

Y vosotros, ¿qué compráis cuando visitáis una tienda de un museo? ¿Cuál os ha gustado más?

1 Comentario
  • Miquel
    septiembre 1, 2009

    M’agraden molts objectes de les botigues dels museus, però per a mi el mes interessant son els cartells de les exposicions, pens que es un bon record, fins i tot tenc alguns a la paret de casa.

  • Dolors Cuenca
    octubre 10, 2018

    Dies enrera vam visitar l’exposició La cuina de Picasso…
    Després vam passar per la Botiga i vam comprovar que en la majoria d’articles l’etiqueta informativa del producte i preu estava en “anglès”; tot i no rebutjar-ho, no és acceptable que no sigui en català.
    En el mateix moment vam expressar la nostra queixa al personal de caixa. És incomprensible !!! en tot cas primer en català i després el que calgui.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Captcha: *