Las pin-up girls como elemento humorístico de las cartas entre Picasso y Sabartés

Las composiciones con pin-up girls forman una subcategoría en la correspondencia entre Pablo Picasso y Jaume Sabartés. Estas pequeñas creaciones son un ejemplo de que el humor que impregnaba su amistad no eludía ningún tipo de broma, ni tan solo aquellas de índole más grosera o sexual. Ellos se referían a esas chanzas como «cosas de trempar y reírse», y se las gastaban de manera cada vez más frecuente a partir de los años cincuenta, cuando los dos ya eran septuagenarios.