El Blog del museo Picasso de Barcelona

Protección de lujo para Ciencia y Caridad

A principios del año 1897, cuando Picasso contaba con tan solo quince años, empezó a pintar un gran lienzo con la idea de presentarlo en la Exposición de Bellas Artes de Madrid; se trataba de Ciencia y Caridad; obra en la que se ve a una mujer enferma que yace en la cama, asistida por un médico y una monja que sostiene a una criatura en brazos. El padre del joven artista, José Ruiz Blasco, no solo animó a su hijo a que pintase el gran lienzo sino que además eligió de una manera muy calculada la temática del cuadro, dado que las obras que trataban el mundo de la medicina y sus avances estaban de boga en las exposiciones oficiales. José Ruiz, además, no solo se prestó para hacer de modelo para la figura del médico, sino que para que su hijo pudiese trabajar con tranquilidad, alquiló un estudio en la calle de la Plata número 4, a medio camino entre el domicilio familiar de la calle Mercè y la escuela de la Llotja. El óleo se presentó en la exposición madrileña de este año y obtuvo una de las 125 menciones honoríficas de esa edición. La gran tela era una prueba más del virtuosismo y la excelencia del jovencísimo pintor.

Instal·lació del marc climàtic a Ciència i Caritat de Pablo PicassoInstalación del marco climático en Ciencia y Caridad de Pablo Picasso

Es justamente en el inmueble en el que Picasso pintó la que consideramos su primera obra maestra donde en la actualidad encontramos el hotel the Serras; y ha sido precisamente ese establecimiento hotelero el que ha dado el apoyo necesario para que este lienzo emblemático cuente a partir de ahora con un marco climático, que permite controlar la temperatura y la humedad de la obra. Esta era «una intervención necesaria», según explica la directora del departamento de Restauración y Conservación Preventiva del Museu, Reyes Jiménez, para conservar la obra en las mejores condiciones posibles, ahora que ha sido recientemente restaurada.

El marco sofisticado está conformado por una estructura de aluminio con vidrio antirreflectante y filtrado con unas dimensiones de 2050 x 2580 x 44 mm y un peso de 250 kilogramos. La estructura interior del perfil hace las veces de contenedor del material y permite regular la humedad relativa del interior. También dispone de un sensor electrónico que registra los parámetros de humedad y temperatura a tiempo real a través de una conexión exterior, de manera que puede ser consultada en cualquier momento por los técnicos del Museu. Una de las ventajas de este tipo de marcos es, asimismo, que su estructura no afecta a la buena visibilidad que tiene el público de la pintura. «Todo ese material tecnológico no se aprecia. El visitante ve un cristal normal», afirma Jiménez.

Una operària neteja la part posterior del marc. 6 de setembre de 2019Sonia Berrocal limpia la parte posterior del marco. 6 de septiembre de 2019. Museu Picasso, Barcelona © Sucesión Pablo Picasso, VEGAP, Madrid 2020

 

Reyes Jiménez supervisa la instal·lació del marc climàticReyes Jiménez supervisa la instalación del marco climático. 6 de septiembre de 2019. Museo Picasso, Barcelona © Sucesión Pablo Picasso, VEGAP, Madrid 2020

Con la instalación de este marco, el Museu culmina el proyecto de conservación y culminación de la obra que se inició en 2017. Después de estudiar de forma meticulosa la obra con varias técnicas como la radiografía, la reflectografía infrarroja y la fotografía de alta resolución, se inició la restauración para restablecer su estabilidad perdida.

Procés de restauració de Ciència i Caritat, novembre 2017Proceso de restauración de Ciencia y caridad. Noviembre 2017. Museu Picasso, Barcelona

El cuadro, donación del propio pintor, ingresó en el Museu en el año 1970 en unas no muy buenas condiciones, dado que hasta ese momento había lucido clavado directamente a la pared y sin bastidor en la casa familiar de Barcelona. Entonces también se restauró la obra pero con prisas para poder presentarla al público y exponerla en el Museu. Después de medio siglo, los materiales aplicados en esa restauración habían envejecido y los pigmentos y los barnices se habían alterado. Gracias a la restauración actual y a la instalación del marco climático, el Museu se asegura estabilizar la obra y proteger una de las pinturas más reconocidas de la adolescencia de Picasso. «Con este marco, las condiciones de exposición de la obra son las óptimas», afirma el director del Museu, Emmanuel Guigon.

Restauració de l’obra "Ciència i Caritat" al Palau Nacional Barcelona, 1970 Fotografia, Pérez de Restauración de la obra Ciencia y Caridad en el Palau Nacional. Barcelona, 1970. Fotografía, Pérez de Rozas. Archivo Fotográfico de Barcelona

Ciencia y Caridad es ya la quinta obra de la institución que disfruta de este sistema de protección física. Otras obras que también cuentan con esta instalación son Las Meninas (1957), Arlequín (1917), El loco (1904) y Hombre sentado (1917).

Ciència i Caritat. Barcelona, [març-abril del] 1897Pablo Picasso. Ciencia y Caridad. Barcelona, [marzo-abril del] 1897. Óleo sobre lienzo 197 x 249,5 cm. Museu Picasso, Barcelona. Donación Pablo Picasso, 1970. MPB 110.046. Museu Picasso, Barcelona. Fotografía, Miquel Coll © Sucesión Pablo Picasso, VEGAP, Madrid 2020

 

Videos relacionados

La obra «Ciencia y caridad»

 

La Historia de «Ciencia y Caridad»

 

Restauración de «Ciencia y caridad»

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Captcha: *