El Blog del museo Picasso de Barcelona

La mediación de Raimon Noguera en la creación del Museu Picasso y la donación de 1970

Raimon Noguera, a la izquierda de Picasso, durante la firma de poderes notariales en La Californie, el 8 de diciembre de 1969. © Foto: Fundació Noguera.

 

El espacio que hay entre el edificio histórico del Museu Picasso y el Centro de Conocimiento e Investigación recibe el nombre de plaza de Raimon Noguera o, tal como se denomina de manera coloquial, Patio Noguera. Desde diciembre de 2017, en la plaza figura una placa en recuerdo de este jurista catalán que fue un personaje clave para la constitución del Museu, tal como explicamos en este artículo.

Raimon Noguera i de Guzmán nació en Barcelona el 9 de enero de 1897 y se licenció en Derecho en la Universidad de Barcelona en 1917. Con 25 años aprobó las oposiciones de notario, profesión que ejerció en Ponferrada y Castellón de la Plana antes de conseguir plaza en Barcelona, donde retornó en 1935. A lo largo de esos meses, poco antes del estallido de la Guerra Civil, Noguera participó en las tertulias del Ateneu Barcelonès.

Durante el franquismo, Noguera destacó gracias a su trabajo de ordenación e investigación histórica de los archivos notariales catalanes. Asimismo, participó en la reforma de la Ley Hipotecaria de 1994 y en la Ley de Redención de Censos de 1945, entre otros. A lo largo de su carrera recibió varias distinciones como la Medalla de Oro de la Ciudad de Barcelona, la Creu de Sant Jordi y la Medalla de Oro de la Generalitat de Catalunya.

A principios de la década de los sesenta, cuando se estaba gestando la creación de un museo dedicado a Picasso en la ciudad de Barcelona, Joan Prats y Jaume Sabartés le propusieron que fuese el asesor jurídico que necesitaban para su constitución. El talante dialogante y conciliador de Noguera era muy valioso para poder encajar el reconocido  antifranquismo de Picasso con el hecho de que la dictadura todavía estaba vigente en España.

 

Pablo Picasso: Cabeza. Dibujo sobre papel. 24/02/1970. Lápiz grafito sobre papel. 48 x 38,2 cm. 48 x 76,7 cm. Donación Noguera y Guzmán, Raimon, 1985. MPB 112.764

 

Por otro lado, Noguera también fue una persona clave por su reunión con el alcalde de Barcelona, Josep Maria de Porcioles, a quien le convenció de que la apertura del museo era una oportunidad para recuperar el barrio de La Ribera y que, si se llevaba a cabo de manera correcta, sería el primer museo monográfico del «mayor artista de todos los tiempos»; pero que si, en cambio, no prosperaba, podría dar lugar a comentarios adversos en contra del régimen a escala internacional. Como todos sabemos, el resultado de esa reunión fue positivo: el Museu abrió las puertas el 9 de marzo de 1963 con el nombre de Colección Sabartés.

Pocos años después, la mediación de Raimon Noguera fue esencial para que Picasso decidiese donar al Museu las obras que conservaba en el piso familiar del Paseo de Gracia. Noguera simplificó al máximo el papeleo, dado que al artista no le gustaba tener que estar pendiente de las cuestiones legales, y consiguió los poderes notariales para la donación del año 1970. Picasso le agradeció tanto su trabajo que le dedicó varios dibujos, además le llamaba afectuosamente «maître Noguera» o «amigo Raymundo Noguera».

Finalmente, en 1985 Raimon Noguera también donó al Museu las obras que le había dedicado Picasso, entre las que se contaban las aguatintas del tratado de la tauromaquia de Pepe Hillo que el artista realizó para el editorial  Gustavo Gili y el catálogo de la exposición de Aviñón. El jurista murió el 19 de mayo de 1990 a la edad de 93 años.

 

Placa de homenaje a Raimon Noguera i de Guzmán, ubicada en el Patio Noguera del Museu Picasso desde el mes de diciembre de 2017.

 

Más información:

 

Redacción del Museu

 

No hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Captcha: *