El Blog del museo Picasso de Barcelona

La exposición de la galería Vollard y la impetuosidad del joven Picasso

L’exposició de la galeria Vollard i la impetuositat del jove PicassoPablo Picasso: Picasso y Manuel Pallarès contemplando la torre Eiffel. Barcelona o París, 1900. Tinta sepia a pluma sobre papel. 8,8 x 11,1 cm (irregular). Museu Picasso, Barcelona. Donación Pablo Picasso, 1970. MPB 110.996. Museu Picasso, Barcelona. Fotografía, Gasull Fotografia. © Successió Pablo Picasso, VEGAP, Madrid 2018.

 

La exposición de la galería Vollard del año 1901 marca un antes y un después en la trayectoria de Pablo Picasso. Fue en ese momento cuando París descubrió su talento a través de las críticas positivas que se publicaron en la prensa de la época; algunas de las cuales le auguraban un gran futuro, pese a que contaba solo con 19 años.

Tiempo antes, en otoño de 1900, Picasso llega por primera vez a París y conoce a Pere Mañach, un barcelonés que trabajaba de marchante de arte. Mañach adquiere algunas de sus obras y consigue venderlas, y, posteriormente, firman un contrato para lograr que sus trabajos se muestren en alguna exposición. Finalmente, Mañach le da la noticia a Picasso de que podrá exponer su obra en la galería de Ambroise Vollard, junto a la del pintor vasco Francisco Iturrino.

Picasso recibe la noticia en Barcelona, donde acaba de presentar una exposición de dibujos, organizada por Miquel Utrillo en la Sala Parés, y en la cual también participaba Ramon Casas. A pesar de ello y ante la noticia de Mañach, Picasso opina que la exposición de Barcelona tiene poca importancia en comparación con la oportunidad que se le presenta en París. Además, Ambroise Vollard es en aquel momento un reconocido galerista que ha organizado varias exposiciones de artistas consagrados como Van Gogh, Gauguin o Cézanne. De esta manera, tan pronto recibe la buena nueva de Mañach, decide poner rumbo a París por segunda vez.

 

L'espera (Margot)

Pablo Picasso: La espera (Margot). Firmado por Picasso en el ángulo inferior izquierdo. París, 1901. Óleo sobre cartón. 69,5 x 57 cm. Aportación del Ayuntamiento de Barcelona, 1963. MPB 4.271.

 

Picasso usará cartón como soporte de muchas de las obras que presenta en esta exposición, ya que se trata de material mucho más económico, y porque se seca mucho más rápido que el lienzo. Dado que necesitaba producir muchas obras y no contaba con mucho dinero, podemos decir que de la necesidad hizo virtud. Su actividad se torna frenética, y el crítico de arte Felicien Fagus afirma que Picasso produce tres obras diarias, aunque seguramente se trata de un exageración.

Las obras que Picasso presenta en la galería Vollard pertenecen a tres estilos diferentes. En primer lugar, un estilo de cariz español; con temáticas como pueden ser las corridas de toros o los paisajes como La Musclera de la Barceloneta. El segundo estilo destaca por las policromías y pinceladas cortas, se enmarca en el postimpresionismo, y se pueden ver imágenes del París nocturno. El tercer estilo, de volúmenes más perfilados, es el que después desembocará en la época azul, aunque todavía no es tan azul ni tan emotivo.

Según la documentación que se ha podido conservar, sabemos que dos de las obras de nuestra colección fueron expuestas en la galería Vollard: La morfinómana; también conocida como Margot, y Barraca de feria. Actualmente todavía no se conoce el listado completo de obras que se expusieron pero es posible que dentro de unos años se pueda averiguar, dado que aún se están investigando los archivos del artista.

 

Barraca de fira

Pablo Picasso: Barraca de feria. Firmado Picasso en el ángulo posterior derecho (posteriormente). París, 1900. Óleo sobre tela. 38,1 x 46,3 cm. Fundación Barcelona Cultura, 2005. MPB 113.113.

 

Lo que sí sabemos es que Picasso vendió la mitad de sus obras; una cifra muy alta para un debutante. Además, las críticas prensa fueron muy positivas, llegando a calificarlo como «el pequeño Goya». Fagus le dedicó una crítica elogiosa, pero también un toque de atención por sus múltiples y, quizás excesivas, influencias: Delacroix, Manet, Monet, Van Gogh, Pissarro, Toulouse-Lautrec, Degas, Forain, Rops… Influencias que según el parecer de Felicien Fagus eran «todas pasajeras, y que tan pronto se esfuman como son captadas; parece que su fogosidad no le ha dejado reposo para forjar un estilo personal […]. El peligro yace en esta misma impetuosidad».

Parece así que Picasso quería abarcar demasiado, aunque tenemos que recordar que se trataba de un muchacho de 19 años que estaba absorbiendo muchas corrientes e ideas. Un vez concluida la exposición, Picasso le da la razón al crítico Felicien Fagus y refrena su impetuosidad para buscar nuevos caminos.

Para saber más sobre la exposición de Picasso en la galería Vollard y el impacto que causó en su carrera, queremos recordar que los visitantes pueden visitar la muestra «Picasso descubre París» en el Museu Picasso de Barcelona, una colaboración a tres bandas con el Musée d’Orsay y el Musée Picasso Paris, en la que no solo se puede disfrutar de varias obras del futuro genio del cubismo sino también de artistas contemporáneos como los que citaba Fagus en su crítica.

Más información:

 

Redacción del Museu con el agradecimiento a la aportación de Malén Gual

No hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Captcha: *