El Blog del museo Picasso de Barcelona

Inauguramos la exposición «La pasión grequiana de Picasso»

Gracias a la colaboración del Museo Nacional del Prado, mostramos en estas salas el óleo Caballero anciano de El Greco junto a las piezas de nuestra colección que Picasso realizó bajo la influencia del artista o como homenaje a su obra.

El Greco Vell CavallerMPB 110.034

El Greco. Caballero anciano. Óleo sobre tela. 46 x 43 cm. Museo Nacional del Prado, Madrid © Museo Nacional del Prado. Madrid | Pablo Picasso. Desconocio al estilo de El Greco. Barcelona, c. 1899. Óleo sobre tela. 34,5 x 31,2 cm (irregular). Donación Pablo Picasso, 1970. Museu Picasso, Barcelona © Sucesión Pablo Picasso, VEGAP, Madrid 2015

La admiración que Picasso sentía por El Greco se inició en su juventud, tras sus visitas al Museo del Prado, y se mantuvo a lo largo de su vida, pero destacó especialmente en el período de contacto con el modernismo barcelonés, durante la época azul, en los inicios del cubismo y, también, en sus últimos años, cuando dirigió su mirada al siglo de oro español.

En otoño de 1897, el joven Picasso se trasladó a Madrid para estudiar en la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Pronto rechazó el sistema de enseñanza de dicha escuela y decidió formarse por su cuenta, aprendiendo directamente de la observación de las obras maestras conservadas en el Museo Nacional del Prado. El artista dejó claras sus intenciones, preferencias y nuevos modelos en la carta dirigida a su antiguo compañero de Llotja, Joaquim Bas: “El museo de pinturas es hermoso: Velázquez de primera; del Greco unas cabezas magníficas; Murillo, no me convence en todos sus cuadros; Tiziano tiene una Dolorosa muy buena; Vandik unos retratos y un Prendimiento de Jesús, de órdago; Rubens tiene un cuadro (La serpiente de fuego) que es un prodigio; Teniers unos cuadros pequeños muy buenos, de borrachos, ahora no recuerdo más”. (Carta de Picasso a Joaquim Bas, Madrid, 3 de noviembre de 1897, Fundació Palau, Caldes d’Estrach)

Un año más tarde, durante su estancia en Horta de San Juan, llenó una hoja de dibujos con inscripciones pidiendo a El Greco y a Velázquez que le inspirasen.

MPB_110.747R

Pablo Picasso. «Greco, Velázquez INSPIRARME». Horta de Sant Joan, 1898-1899. Lápiz Conté sobre papel. 24,3 x 16,2 cm. Donación Pablo Picasso, 1970. Museu Picasso, Barcelona. Fotografía: Estudi Gasull. MPB 110.747R

A su regreso a Barcelona en 1899, en el círculo de Quatre Gats entró en contacto con Santiago Rusiñol, Miquel Utrillo e Ignacio Zuloaga, admiradores, coleccionistas y defensores de El Greco. El interés de Picasso se revitalizó y realizó diversos dibujos y pinturas en los que la referencia al pintor de Toledo se manifiesta en el acentuado alargamiento de las figuras, la sobriedad de los fondos y en la caracterización de los personajes con vestimentas del siglo xvi.

MPB_110.641MPB_110.316R

Pablo Picasso. Cabeza de hombre al estio de El Greco y otros croquis. Barcelona, c. 1899. Lápiz Conté sobre papel verjurado. 24 x 16,1 cm. Donación Pablo Picasso, 1970. Museu Picasso, Barcelona. Fotografía: Estudi Gasull. MPB 110.641 | Pablo Picasso. Personaje grequiano. Barcelona, c. 1899. Lápiz Conté sobre papel. 21,8 x 15,5 cm. Donación Pablo Picasso, 1970. Museu Picasso, Barcelona. Fotografía: Estudi Gasull. MPB 110.316R

La pervivencia de El Greco en la obra de Picasso es evidente en la época azul. Por ejemplo para realizar la Evocación (El entierro de Casagemas) de 1901, se inspiró en la composición El Entierro del Conde de Orgaz y en La adoración de los pastores. Y, a lo largo del período, encontramos un cierto misticismo y manierismo en las figuras que nos llevan a las representaciones de Apóstoles de El Greco.

En la obra tardía de Picasso se observa un renacimiento de la inspiración grequiana. El artista confesó a su marchante Daniel-Henry Kahnweiler que lo que más le atraía de El Greco eran sus retratos. Por ello, gran parte de las obras vinculadas a él realizadas entre 1950 y 1970, utilizando todo tipo de técnicas, incluidos el linograbado y el aguafuerte, son fundamentalmente retratos, cabezas o bustos de personajes masculinos.

MPB_113.128MPB_111.967

Pablo Picasso. Retrato de hombre con gorgera. Variación inspirada en El Greco. Mougins, 9 de abril del 1962. Grabado con gubia en cinco colores, sobre dos planchas de linóleo, estampado sobre papel vitela Arches (prueba Sabartés, IV estado y definitivou). 34,8 x 27 cm (plancha); 62,5 x 44,5 cm (lámina). Adquisición, 2007. Museu Picasso, Barcelona. Fotografía: Estudi Gasull. MPB 113.128 | Pablo Picasso. Retrato caricaturesco de uno de los personajes de El entierro del conde de Orgaz, llorando. Mougins, 29 de junio de 1968 (I). Grabado con gubia en cinco colores, sobre dos planchas de linóleo, estampado sobre papel vitela Arches (prueba Sabartés, IV estado y definitivo). 20,8 x 15 cm (plancha); 34,6 x 28,5 cm (lámina). Donación Pablo Picasso, 1971. Museu Picasso, Barcelona. Fotografía: Estudi Gasull. MPB 111.967

La exposición se podrá ver en las salas del museo hasta el 17 de enero de 2016 y se puede seguir por las redes sociales a través del hashtag #PicassoElGreco.

Malén Gual
Comisaria de la exposición y conservadora de la colección del museo

Enlaces relacionados
Web de la exposición «La pasión grequiana de Picasso»

No hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Captcha: *