El Blog del museo Picasso de Barcelona

Barcelona Museo Secreto, de Ignacio Vidal-Folch en el Club de Lectura

Uno de los intereses del Club de Lectura ha sido, desde el inicio, la ciudad de Barcelona, ??no sólo porque es una de las ciudades picassianas por excelencia sino porque gran parte del arte del siglo XX se ha planteado a partir de, o como una reflexión en torno a la experiencia urbana. La ciudad, sin embargo, no se deja pensar fácilmente: pide formas nuevas, trazos nuevos, palabras nuevas y nuevas maneras de combinar estas palabras. Barcelona Museo Secreto, de Vidal-Folch, propone una solución audaz a la dificultad de hablar de una ciudad que, por definición, es inalcanzable.

Barcelona Museo Secreto

El libro consta de más de un centenar de textos relativamente breves, que Vida-Folch fue publicando en los periódicos, y que dibujan una especie de mapa mental del autor. En el club nos lo cuenta como una solución a la falta de aventura efectiva en la clase de vida relativamente acomodada de la clase media barcelonesa: precisamente porque no viviremos mucho este tipo de aventura, quizás sea más interesante explorar nuestra vida mental. Los meandros de esta vida mental son lo que alimenta el libro y lo que descubre una Barcelona secreta detrás de la Barcelona aparente.

Mussol

Ojos del búho de la Diagonal con Passeig Sant Joan

Así, Vidal-Folch encuentra la isla de los muertos en el monumento a Jacint Verdaguer, escenas hipotéticamente descartadas de David Lynch los halls de los edificios de los setenta y el destino de El gran Gatsby los ojos del búho de la Diagonal con Passeig Sant Joan. El libro de Vidal-Folch es un libro aurático. Walter Benjamin definía el aura como la manifestación de una distancia, por cercana que pueda ser la cosa que la manifiesta. Las pequeñas aventuras mentales de Vidal-Folch trabajan para manifestar esta distancia en la proximidad más cotidiana, para desautomatizar la ciudad, es decir, para volver extraño lo que, a fuerza de uso, y por costumbre, hemos vuelto familiar, hemos dejado de ver. El libro, pues, nos devuelve la visión de la ciudad de una manera que, como insistimos una y otra vez en la sesión, tiene algo de irreversible: ya no la veremos de la misma manera. Quizás esta sea la aventura definitiva que nos propone la lectura de Barcelona Museo Secreto y que se proyecta como obra abierta, inacabada. No hay nadie que no se plantee añadir algún rincón, algún objeto, algún pasaje al magnífico gabinete de curiosidad de Vidal-Folch. Después de hora y media de discusión, Barcelona se impone victoriosa, inagotable.

Borja Bagunyà

Enlaces relacionados
El Club de Lectura del Museu Picasso

No hay comentarios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Captcha: *