El Blog del museo Picasso de Barcelona

Aproximaciones al laboratorio Intercambios

Los pasados 21, 22 y 23 de febrero realizamos las primeras sesiones del Laboratorio Intercambios, parte del proyecto de Pedro G. Romero “Archivo FX: De economía cero”, del que formará parte también la exposición “Economía: Picasso”.

El museo le ha pedido a Pedro una valoración de estas primeras sesiones, que publicamos a continuación:

Ascensión y caída de Picasso
Tanto Esteban Pujals como Valentín Roma destacaron una fuerte contradicción como motor en el desarrollo crítico del libro Ascensión y caída de Picasso que escribiera en 1965 John Berger. En efecto, Berger parece un apasionado de la pintura de Picasso a quien no perdona, por su amor, haberse convertido en el paradigma del artista misántropo, rico y vanidoso. Se trata, además, del retrato de una traición.

Las aventuras de Picasso
Tanto en la película Picassos äventyr, un film sueco que dirigieron en 1978 Hans Alfredson y Tage Danielsson, que presentaron Manuel Prados Sánchez y Alejandro Peña como en los trabajos de Rogelio López Cuenca alrededor de su proyecto Ciudad: Picasso, se desmenuzaron diversos aspectos semióticos en torno a la marca Picasso (presentado el día siguiente), emblema definido de lo que significa el arte moderno en la economía capitalista de servicios. Son interesantes los distintos dispositivos de comunicación con que estos autores presentaron la, llamémosla así, contaminación Picasso de la iconosfera.

Ciudad Picasso
La atrevida comparación que hicieron Prados y Peña entre Les Demoiselles d’Avignon y una fotografía del corrupto alcalde de Marbella, Jesús Gil y Gil rodeado de señoritas en el jacuzzi de su piscina, nos introdujeron perfectamente a la Málaga de los años 90 que espera su Museo Picasso y que fue magistralmente diseccionada por Rogelio López Cuenca en un brillante ejercicio de periodismo audiovisual. Uno de sus aciertos pasó por no exponer las distintas piezas que el propio López Cuenca ha confeccionado con el material presentado, si no mostrar directamente las fuentes documentales que yacen en su archivo y fecundan provechosamente su trabajo.

Pedro G. Romero

1 Comentario

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Captcha: *