El Blog del museo Picasso de Barcelona

Entre Van Goghs, brujas y bicicletas

Este puente de noviembre he aprovechado para hacer un poco de turismo por tierras de quesos, chocolates, bicicletas, molinos y canales. Al llegar a los Países Bajos, fuimos hacia Brujas (Bélgica), declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 2000, y luego nos dirigimos ya hacia Amsterdam donde, aparte de muchas bicicletas y canales, también se encuentran un montón de museos.

Edificios de Brujas. Foto: Pau Baños | Molino de la ciudad de Amsterdam. Foto: Cristina Martín

En este caso optamos por entrar en el Museo Van Gogh y visitar su colección. Las salas siguen una lógica holandesa -limpias, austeras y bien ordenadas por períodos- y permiten al visitante hacer el recorrido por la producción de este pintor holandés. La colección permanente cuenta con más de 200 obras de Van Gogh, así como de dibujos y cartas. Las exposiciones temporales que se pueden visitar actualmente son «Instantánea: pintores y fotografías 1888-1915» y tres displays: «Este-Oeste: Japón y japonismo», «Las prácticas de Van Gogh en el estudio: lienzos reutilizados» y en el último piso encontramos «Secretos de alcoba», una interesante exposición sobre los trabajos de conservación y restauración en torno a la obra La habitación, restaurada en 2010, y que incluye una reproducción en 3D a escala real.

Bicicletas con vistas a los canales de Amsterdam. Foto: Pau Baños | Tríptico y entrada del Museo Van Gogh

Para profundizar un poco más en la cultura de este pueblo neerlandés tan ligado al mar también visitamos el Het Scheepvaartmuseum (museo marítimo holandés), reabierto este mismo 2011. ¡Todo un hallazgo! Situado en el mayor edificio del Siglo de Oro de Amsterdam, fue construido en 1556 para la flota militar neerlandesa. Buen ejemplo de replanteamiento de la colección, ha sabido combinar a la perfección tradición y nuevas tecnologías mezclando artilugios antiguos, barcos y vitrinas con presentadores virtuales, proyecciones, mesas interactivas y redes sociales, sin olvidar una cuidada museografía y detallista que denota su orgullo e identidad de pueblo marinero. Una buena visita tanto para grandes como para pequeños que permite conocer la historia de Amsterdam.

Edificio del Museo Marítimo y barco-museo Amsterdam en el muelle anexo del Het Scheepvaartmuseum. Fotos: Cristina Martín

Cristina Martín

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Captcha: *