El Blog del museo Picasso de Barcelona

La emoción de la mancha: la influencia de París en Picasso

La exploración de nuevas técnicas pictóricas, que se convirtió en un punto clave para los artistas de finales del siglo XIX y principios del siglo XX, no pasó desapercibida para el joven Pablo Picasso.

Arnau Puig delante de La espera (Margot)

Arnau Puig, filósofo y crítico de arte, nos ha invitado a repensar una vez más la obra y el estilo del artista y de sus contemporáneos, siguiendo y analizando algunos de los cuadros de la exposición temporal «Devorar París. Picasso 1900-1907«. Os presentamos un breve resumen:

Al llegar a la capital francesa en 1900, Picasso llevaba una maleta llena de vivencias personales y profesionales que había ido cargando a lo largo de las estancias previas en Barcelona y Horta de Sant Joan. Toda la experiencia acumulada permitió al pintor captar los cambios e incorporarlos a su obra para enriquecerla.

El descubrimiento de París no sólo significó el comienzo de una nueva etapa en su vida, sino que también constituyó la revelación de un universo creativo que estaba cuajando en un ambiente en que el arte rebosaba por todos los rincones. La influencia del nacimiento de la fotografía como nueva técnica de captación de la realidad, junto con las corrientes artísticas emergentes, como el movimiento nabí y el impresionismo, convergieron en una nueva concepción de la pintura.

Asistentes durante la sesión «Hablamos de pintura»

Como nos mostró Arnau Puig, los cambios en la percepción estética se tradujeron en un abandono de la búsqueda de la objetividad para dejar paso a la subjetividad. En este contexto, se prescindió de la constricción de la técnica para acentuar el impacto de una escena. La pintura se ponía, así, al servicio de la emoción; la pincelada se convertía en el método para construir un gesto, una expresión, un sentimiento.

«Una línea es un dibujo. Quizás una mancha es un lenguaje.» Con esta sentencia el crítico quiso dejar patente la contraposición de dos maneras distintas de entender el arte, de dos visiones del mundo completamente divergentes.

¿Todavía no habéis visitado la exposición? ¡Daos prisa! ¡Tenéis tiempo hasta el domingo 16 de octubre!

Isabel Moreno
En prácticas del máster de Gestión del Patrimonio Cultural de la Universitat de Barcelona

No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Captcha: *