El Blog del museo Picasso de Barcelona

Protegiendo Picassos y personas

Como bien sabéis la seguridad es un tema ignoto y restringido al público. Sin embargo, dentro de la firme voluntad del Museu Picasso de acercarnos a los usuarios, de integrar una comunidad online, ofreciendo una mirada de todo aquello que no es accesible al público en general, os queremos mostrar hoy como conjugamos en el museo la protección del arte y la de las personas.

Una concepción diferente: buscando la proximidad. En primer lugar, cabe decir que en los últimos tiempos se ha experimentado un cambio respecto al comportamiento y a la imagen de la figura del vigilante, en el sentido de que ya no tiene exclusivamente el cometido de vigilar, sino también de atender a las diversas necesidades del público, ya sean de carácter informativo como de recibir auxilio.

Adaptándonos a las últimas tecnologías: vigilando desde el corazón del museo. Gracias a la apuesta del director y de gerencia, hace aproximadamente 5 meses estrenamos el nuevo Centro de Coordinación (CECOR), tanto de seguridad como de emergencias. Actualmente, representa uno de los más modernos dentro de los centros culturales del país, gracias a la incorporación de las últimas tecnologías del mercado. Se ha producido una migración de todos los sistemas antiguos a un sistema IP (Internet Protocol), con lo que actualmente está todo digitalizado.

pantalles-de-control

Núcleo central del CECOR. Sala de cámaras y pantallas de control.

Con esta nueva sala, el centro controla mejor la prevención y la reacción: ante cualquier incidencia conseguimos tener acceso con la máxima proximidad. Hemos reunido en un mismo espacio, también, la parte administrativa y de gestión. Y es que todos formamos parte de seguridad, velamos por la colección y los visitantes, y por este motivo todos los espacios están interconectados. En síntesis, gestionamos la seguridad patrimonial, como elemento principal, pero también todo aquello que afecta a la disposición del museo en todas las actividades que se generan.

En situaciones como las jornadas de puertas abiertas, o los primeros domingos de mes o los domingos por la tarde donde los museos municipales son gratuitos, se ejecutan diferentes operativas. A modo de ejemplo, es un rasgo diferencial a tener en cuenta que si el museo es gratuito durante todo el día, la afluencia es muy alta, y ésto puede dificultar la gestión y protección de las obras. Hay domingos en que recibimos más de 7.000 personas, y por ello establecemos unos canales, respetando las normas de aforo, para que el visitante pueda disfrutar del arte y transitar por las salas de exposiciones cómodamente.

Como anécdota, cuando nos visitan personalidades del mundo del arte, de la política, se establecen dispositivos con las brigadas de protección de esa personalidad y se establece un contacto con la policía. Preparamos todo el dispositivo e informamos de las vías previstas siguiendo los protocolos y, desde el museo, nos ponemos a su disposición en el funcionamiento y, sobre todo, en el seguimiento de la visita.

jesus_rico_director-de-seguretat

Jesús Rico, director del departamento de seguridad del Museu Picasso de Barcelona.

El día a día en el Museu Picasso. Tal y como ocurre en muchos museos, suele existir una parte de incidencia importante a primera hora de la mañana. Media hora antes de abrir las puertas ya hay gente esperando, con lo que el flujo y la presencia de visitantes en las salas es constante. Nuestra misión, auxiliados por los encargados de la atención al público, consiste en canalizar sin dirigir, para que el visitante pueda acceder y pasear libremente, evitando así ofrecer un circuito rígido y cerrado. Actualmente cualquier visitante puede volver sobre sus pasos y escoger de qué manera quiere adentrarse en el universo picassiano.

A las 8 de la tarde el museo cierra sus puertas al público y es en este momento en que se inicia una operativa de seguridad donde se garantizan las conexiones: todos los sistemas entran en funcionamiento durante la noche siguiendo un control riguroso.

Traslado y movimiento de las obras. En cuanto a cualquier traslado de obras, en el Museu Picasso, a diferencia de otros museos, no disponemos de muelles de carga, y las entradas y salidas de los cuadros se han de efectuar en la vía pública. Es necesario avalar en todo momento que la prestación, ya sea una obra que regresa o una solicitud proveniente de otro museo, llegue con máxima garantía y se verifica que el traslado sea seguro. Mi función como responsable de seguridad va más allá de las puertas del museo: hemos de gestionar el transporte y certificar que las empresas y el personal que realizan el traslado cumplan toda la normativa, garantizando la seguridad tanto en la carga como en la descarga de las obras. A tal efecto, es imprescindible establecer unos canales de comunicación y coordinar el proceso con los responsables de los otros museos y evaluar conjuntamente las exigencias y, si es necesario, solicitar protección específica. Cuando se trata de cambios de emplazamiento de las obras dentro del propio museo, como ha sucedido con la nueva disposición de la Sala de Las Meninas, a través de la responsable del departamento de conservación preventiva y restauración, se ofrece también un refuerzo con personal de seguridad.

Gestión y retos de futuro. Una de las gestiones que se ha emprendido con éxito, de efectividad a corto plazo, ha consistido en reducir (y casi eliminar) las históricas colas de la calle de Montcada, a través de una gestión mejorada de taquillas y de las visitas de grupos y también de la puesta en marcha la venta online.

La formación continua y la conectividad son imprescindibles. El museo, mediante el contacto con otros directores de seguridad, es conocedor de los sistemas que se utilizan en otros centros de arte del país. Hay que aprender constantemente, y por este motivo, una vez al año, 25 directores de seguridad de museos de todo el estado nos reunimos para compartir experiencias. Se trata de un grupo nuevo, con el objetivo de generar un espacio de reflexión y de debate sobre las necesidades y obligaciones respecto a la seguridad de nuestro patrimonio y de los usuarios. Todos los participantes aportamos y aprendemos del día a día del resto, planteándonos nuevos retos para afrontar los problemas que se nos presentan.

Jesús Rico
Seguridad

¿Desea hacer algún comentario? ¿Has tenido alguna experiencia, ya sea buena o mala, con medidas de seguridad en los museos?



No Comments Yet.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Captcha: *