El Blog del museo Picasso de Barcelona

Salvaje (fauve) es la palabra que mejor define la campaña de comunicación de la exposición Kees Van Dongen pero, ¿cómo se llega a la elección de la imagen que será su leit motiv?

La elección de la imagen para la campaña de comunicación de una exposición es un proceso basado en una relación de complicidad. De la dirección al departamento de exposiciones, pasando por el comisariado, el departamento de publicaciones o el archivo fotográfico, participan de este proceso que se inicia en el momento en que se decide la idoneidad de organizar la muestra.

Las campañas de comunicación del Museu Picasso de Barcelona no son de prêt-à-porter; son de alta costura. No se trata de una afirmación elitista sino descriptiva porque son muchos los engranages que se han de ajustar y, en cada caso, se escogen las mejores opciones para llegar a buen puerto. Comunicar aquello que realmente se quiere es muy difícil y la responsabilidad de sacar a relucir aquello que los otros han creado es la prioridad: somos el medio y hemos de saber mostrar lo mejor de cada proyecto.

¿Por dónde empezamos? Las primeras conversaciones, hace unos dos años, sirvieron para definir las líneas básicas de la muestra y marcaron los ejes principales de la campaña de comunicación: la exposición sería una retrospectiva de la obra del artista, se concebiría como la tarjeta de presentación de su vida y obra, destacándose como aspectos diferenciales de sus otras dos estancias -en Mónaco y en Montreal- la conexión del artista con Barcelona y su estrecha relación con Picasso. Desde el primer momento se decidió que en el título de la exposición no se daría pie a ningún tipo de concesión a la evocación o a la descripción: sería, sólo, el nombre del artista, Kees Van Dongen, toda una declaración de intenciones.

La imagen. En este caso, la opción también parecía clara, no había ninguna duda: nos centraríamos en la especificidad de la muestra en nuestra ciudad y la imagen de la exposición sería uno de los retratos de Fernande Olivier, modelo de Van Dongen, pareja de Picasso y símbolo del nexo entre ambos artistas. En esta ocasión no habría sorpresas… o sí?

Después de las primeras pruebas con los diseñadores gráficos constatamos la evidencia que los retratos de Fernande tenían un grave inconveniente: para nosotros la conexión entre imagen y contenido era clara pero, ¿lo sería para el público? La resposta fue que no.

El reto. En muchas ocasiones, el trabajo del departamento de comunicación se basa en saber abstraerse del proyecto y salir a la calle para ver desde la perspectiva de quien no está condicionado por el trabajo del día a día y la realidad es la siguiente: Van Dongen y el fauvismo son grandes desconocidos en Barcelona y en España y, por tanto, el reto era convertir esta debilidad en fortaleza.

La decisión. Muchas fueron las opciones descartadas y las pruebas realizadas hasta llegar a la que consideramos la opción más apropiada. Entre los años 1908 i 1909, Van Dongen realizó su autoretrato donde los rojos anaranjados, las líneas angulosas de los pómulos y una turbia y desafiante mirada dominan la composición. ¿Qué otra mejor targeta de presentación que este autoretrato podríamos encontrar para un artista tan desconocido en nuestro país?

Imagen escogida para la campaña de la exposición de Kees Van Dongen

La imagen cumplía todos los requisitos: presentaba de manera clara el personage y su obra; era fácil de reconocer y de relacionar con la exposición y tenía una unidad de volumen importante, totémica y fácil de reproducir en diversos formatos y soportes. Posteriormente, también cumplió uno de los requisitos fundamentales de toda campaña: conseguir el permiso de los prestadores. Muchas veces una imagen considerada como la mejor para comunicar una exposición es descartada por la negativa de los propietarios de la obra.

El resultado. La fecha de inauguración supone el disparo de salida y así, de manera coordinada con las puntas previstas de repercusión en los medios de comunicación, se lanza la campaña a la calle: banderolas, opis, torretas, inserciones publicitarias en prensa y cuñas de radio. La planificación de la aparición en los medios y la solicitud de los permisos necesarios se hace con mucha anticipación: Barcelona es una ciudad muy viva i los eventos culturales son muy frecuentes.

Ahora sólo nos falta la reacción del público. Sin dejar de lado los estudios técnicos de aceptación, la mejor manera de tener una percepción «de piel», empírica, es mezclarse entre la gente de la calle o entre el público visitante y escuchar los comentarios. A lo largo de la exposición de Torres García y, más recientemente,  a raíz  de la exposición Objetos vivos. Figura y naturaleza muerta en Picasso, los instaladores de las banderolas nos llamaban para informarnos que, mientras las colgaban, la gente de la calle les pedía alguna, como souvenir. Este es, para mí, uno de los mejores indicadores de que el trabajo está bien orientado.

Aquí nos véis, a  Anna Bru de Sala, y a mí, en el despacho del Departamento de Comunicación y Prensa del Museu Picasso de Barcelona. En la pared, podéis ver las propuestas de los elementos de imagen de la exposición Van Dongen.

Conocer bien el proyecto, escuchar a todos los implicados, consensuar las propuestas que se plantean y, finalmente, decidir, argumentando el porqué de la opción escogida. Este es el proceso que seguimos.

Epílogo: las propuestas que no fueron. Tres fueron las propuestas finales de este proceso. Colgadas en el pasillo de las oficinas escucho los comentarios de quiénes pasan y se acercan a verlas… y me dejo seducir por el artista, por sus cuadros, per el ambiente en que vivía… Quizás tampoco me hubiera importado dar el protagonismo a una mujer sentada en un canapé pero, en realidad, la exposición era mucho más que esto.

propostes_keesvandongen

Imágenes preparadas para la campaña. La de la izquierda es la seleccionada.

Manel Baena
Departamento de Prensa y Comunicación

¿Os gusta la imagen seleccionada?

¿Cúal habríais escogido vosotros?

2 Comentarios
  • Olatz
    julio 18, 2009

    m’agrada que sigui salvatge!!! l’autoretrat té molta força, però a mi m’agrada la dona asseguda en un canapè, la 4arta, la que destaquen més les lletres…

  • Herminia
    noviembre 30, -0001

    jo tambe hagues triat la de l,autoretrat: es la q t,e mes força, la mes fauvista. Les altres tambe son imatges maques, pero no capten tant.

  • Xavier
    julio 24, 2009

    Quina bona idea explicar el procés, no ho havia ensopegat en cap web. Em sembla molt inteerssant i diu molt del desig q expresseu al blog d’explicar com es treballa al vostre museu. I ensenyar les imatges descartades, magnífic!. Per cert, jo també hauria triat la més fauve de totes, l’autorretrat

  • Francesc
    agosto 24, 2009

    Molt bona idea la d’explicar tot el procés fins arribar a triar la imatge de l’exposició. Totalment d’acord amb que l’autorretrat és la més adient però cal dir que totes les altres propostes son també magnífiques, de fet com tots els quadres d’aquest pintor sorprenent. El fet de triar la imatge amb les lletres grans també penso és del tot encertada..dona més impacte al conjunt.

  • Alexandra Laudo
    noviembre 4, 2010

    Que interessant poder conèixer el procés de treball que ha donat lloc a aquesta campanya de comunicació. Em sembla molt acertat que compartiu aquests processos amb el públic. Gràcies.

  • Redacció del museu
    noviembre 4, 2010

    De res, Alexandra. Nosaltres també trobem molt interessant que la gent pugui conèixer aspectes de la feina d’un museu que acostumen a ser més desconeguts de cara al públic. Si vols compartir alguna experiència pròpia estàs més que convidada.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *


Captcha: *